Empoderar a las niñas a través de la literatura infantil

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes:

Empoderar a las niñas a través de la literatura infantil

Leer un cuento suena inocente. Para Marcela Godoy, madre de Matilde es una técnica de empoderamiento femenino, especialmente el último libro que le está leyendo a su hija de cuatro años.

Por Francisca Henríquez

Son las 10 de la noche y es tiempo de que Marcela Godoy(40) le lea un cuento a su pequeña hija antes de dormir. El ritual no es solo leerlo, sino conversarlo y discutirlo. Desde julio están leyendo: Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”, 100 historias de mujeres reales del pasado y la actualidad que cambiaron el mundo y dejaron huella en la historia de los logros femeninos.

 

Marcela, es Diseñadora y Coach, y desde que fue mamá se ha preocupado de que su hija no esté rodeada de estereotipos con respecto a lo que es ser mujer. Una de sus técnicas para lograrlo es leer con su hija. “Siempre ando buscando alternativas de lectura para Matilde (4), que fuera alejado del estereotipo de princesa, de lo rosado”, expresa.

 

CUENTOS DE HADAS V/S REALIDAD

 

Matilde(4) es fanática de los cuentos. Hubo un momento en que le encantaba el mensaje que transmitían los cuentos de hada. “Yo se los leía, pero le dejaba claro el anti cuento. Le explique que esos cuentos eran como de un mundo paralelo, que no ocurría en la realidad. ¿Por qué tiene que llegar un príncipe a rescatar a la princesa? ¿Acaso no puede escapar sola?” le pregunté una vez, luego de terminar de leer un cuento de un libro de Disney”, recuerda Marcela.

No ha sido fácil para Marcela encontrar libros que no estén bajo los estereotipos. Hoy ya tiene cuatro de empoderamiento femenino: tres son de una editorial Argentina y el cuarto es el de Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes.

“Este libro tiene que ver con que la Mati está en una fase que entiende todo. Lo que me interesa es que ella entienda que todo lo que se proponga lo puede conseguir y que no es una limitante ser mujer”, explica Marcela respecto a la importancia de este libro.

–  ¿Qué rescatas de el libro Cuentos de buenas noches para de niñas rebeldes?

Más que un cuento de niñas explica lo que les gustaba hacer y cómo llegaron a hacerlo. Habla de los errores que cometen estas chicas y cómo fueron intentando cosas y descubriendo cosas. La prueba de ensayo y error, el aprendizaje constante, la investigación, la perseverancia. Son muchos los valores y conceptos asociados en el cuento.

Matilde ya pasó por la etapa de los cuentos de Hadas. Hoy sabe que la realidad es distinta. Para su mamá hay algo que es fundamental: “En el fondo da lo mismo lo que tú leas, porque las niñas quieren vivir la experiencia de la lectura. Entonces en esa experiencia de la lectura, uno le tiene que entregar los valores”, declara.

EMPODERAR A LAS NIÑAS DESDE PEQUEÑAS

“Antes de que Matilde naciera, yo ya notaba la diferencia de género, a partir de los colores”, expresa Marcela al recordar la primera situación que la marcó para inculcarle a su hija sobre las diferencias de género.

Lo rosado y celeste, fue una lucha ganada. En un cumpleaños hubo una pelea entre niños y niñas, porque los globos celestes representaban lo masculino y lo rosado lo femenino. “Yo estaba con ataque. Los colores son de todos los niños”, recuerda. Desde ese entonces, se encargó de que Matilde entendiera que podía usar cualquier color, sin clasificaciones.

“Antes de ser mamá, antes de que venga el instinto maternal, uno ni pesca”, entonces no me planteaba estos temas. Cuando ya me embaracé y empiezas a planificar, te empiezas a dar cuenta de la importancia de transmitir esto de chiquitito. Rosado y celeste, eso fue lo que más me impactó. No quería que mi hija fuera estigmatizada por los colores. Matilde no era rosada”

– ¿Viviste algún episodio de desigualdad de género que te impulse a motivar a tu hija a derribarlos?

Tuve episodios innumerables de micro machismo en empresas en la que he trabajado. El tema es explicarle a los niños cómo lidiar con lo que uno se va encontrando en el camino, porque yo fui criada de una manera empoderada, pero cuando me encontré en esa situación no tuve las herramientas para enfrentarlo y quiero que mi hija las tenga.

LA LECTURA PARA ROMPER LAS BARRERAS DE GÉNERO

Marcela y su hija cada noche se demoran 30 minutos en leer un cuento y analizarlo. Matilde le pide leer más de un cuento en las noches. Entre sus personajes favoritos se encuentran: Frida kahlo y Nina Simone.

¿Cómo logras que los temas de género estén insertos en la conciencia de tu hija?

Hay que meterle este tema a través de los libros, desde pequeños. Es súper importante. La Mati como es pequeña los entiende súper bien, pero si tuviese 10 años no sería lo mismo.

¿Cuál es el principal problema de la literatura infantil?

Toda la literatura que hay para niños es basura. El 90%. Al menos que vayas a estas librerías de ilustraciones, pero son súper caras. Este es otro punto. Este tipo de libros debería ser accesible también para niños de escasos recursos, porque niños vulnerables no pueden pagarlos. En la calle te puedes comprar el libro de Blanca Nieves a $500 pesos, por ejemplo, y eso es lo que tienes para el niño.

El libro Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes, relata la historias de diferentes mujeres en forma de cuento. Historias de mujeres de todo el mundo.

Sus creadoras, las italianas Elena Favilli (34) y Francesca Cavallo (33) buscan contar la historia de mujeres que no son princesas, sino que fueron pioneras en romper las normas establecidas en diferentes épocas.

“Es un libro que puede leer cualquier persona. Faltan muchas mujeres más, pero ya envié mis propuestas a las autoras”, dice Marcela.

Marcela y Matilde ya están terminando los cuentos. El nuevo desafío es el siguiente: “Trabajar con la Mati cómo uno puede tomar el talento o el propósito de lo que te gusta hacer y convertirlo en algo de lo cual tu puedas vivir”, termina de explicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *