Entrevista a María Laura Ramirez, Voluntaria Inspiring Girls Chile

María Laura Ramírez Galleguillos, es Ingeniera Comercial de la Universidad Adolfo Ibáñez. Además, tiene un Máster en Innovación y Diseño. Actualmente, es Co-fundadora y Especialista en metodologías de investigación en ODISEA.

¿Qué es lo mejor de tu trabajo actual?

Que trabajo por generar un impacto en otros, no sólo para mí. Además, me da espacio para tener varios trabajos, por lo tanto, es muy dinámico y, dado que me gusta hacer cosas diversas, me permite sentirme completa personalmente.

¿Cuál fue tu primer trabajo?

Mi primer trabajo no profesional fue de Sales Associate en Forever 21, cuando aún era estudiante. Mi primer trabajo como profesional fue como Cofundadora y Especialista en metodologías de investigación para el diseño en Odisea.

Con respecto a tu primer trabajo en Forever 21, ¿qué nos puedes destacar sobre tu experiencia?

Me sirvió para conocer otras realidades, en mi caso yo trabajaba porque quería juntar plata para un viaje y lo veía como algo a temporal, sin embargo, para la mayoría de mis compañeros no significaba lo mismo, era su forma de sustentarse y de vivir, ya fuera porque tenían que aportar en su familia o porque no tenían el apoyo de ellos por diversos motivos. Y el conocer a personas de distintas realidades hace que uno sea una persona más empática finalmente, y que valore más también la situación personal.

Cuando te titulaste y comenzaste a trabajar como cofundadora y especialista en metodologías de investigación para el diseño en Odisea, ¿qué pensaste? ¿te sentiste realizada?

Cuando defendí mi tesis sí me sentí muy realizada y orgullosa de lo que habíamos logrado. En mi caso, estudié ingeniería comercial y siempre lo vi más como una herramienta que como una carrera y eso se vio impulsado con la elección de hacer un máster en innovación, ya que ese giro creo que me llevó a un camino mucho más honesto y acorde a quién soy. Sin embargo, cuando salí de la U, Odisea no estaba en mis planes, ese camino se fue abriendo de a poco, ya que lo que me imaginaba que iba a hacer cuando me titulara era empezar a trabajar en alguna empresa o consultora, sin embargo, a medida que Odisea se fue desarrollando tomé la decisión de seguir ese camino y la verdad nunca me imaginé que íbamos a llegar a este punto, pero ha sido un desvío muy feliz, lleno de desafíos y aprendizajes.

¿Cuál era tu trabajo soñado cuándo eras niña?

Cajera de supermercado.

¿Por qué?

Jajaja no sé, no he reflexionado mucho al respecto, pero me acuerdo de tener 5-6 años y querer ser cajera de supermercado, y cuando salió un juguete que era una máquina registradora era lo que más quería, lo encontraba lo máximo. Algo tenía la máquina que me llamaba la atención. Además, yo soy de una ciudad pequeña y los supermercados o negocios no son como los de Santiago, no están tan llenos, entonces cuando veía a la cajera del negocio de la esquina de mi casa, ella tenía el tiempo para ser atenta y simpática y también tenía tiempo para estar leyendo una revista o un libro, una de mis actividades favoritas, entonces era como la ocupación ideal yo creo.

¿Planificaste tu carrera para llegar donde estás ahora?

Sí, he hecho planes. Sin embargo, todo lo que me ha llevado donde estoy ahora han sido decisiones más bien guiadas por mi corazón e instinto que por los planes previos. En la carrera profesional, tanto como en la vida personal, aparecen oportunidades que no esperabas y que te cambian el panorama y el camino. Creo que son esas oportunidades las que me han llevado donde estoy, además del trabajo arduo.

¿Tuviste algún modelo a seguir cuándo creciste?

Definitivamente, mi abuelita y mi mamá, las tres siempre hemos sido muy compañeras. Partiendo por mi abuelita, ella ha influido en cada aspecto de mí. Yo soy la más chica de mi familia y siempre hemos vivido juntas entonces está presente en todo lo que hago y me motiva, me reta y aconseja mucho, hasta el día de hoy. Ella tiene 93 años ahora, fue de las primeras mujeres en política en chile, muy trabajadora, íntegra, con opinión, estudiosa, culta, muy inteligente, responsable y decidida. Por otro lado, todos quienes la conocen la respetan profundamente, y junto a mi tata crearon una familia maravillosa, entonces ella tiene muchas cualidades que me inspiran y que me enorgullecen, además, compartimos muchos hobbies que ella me ha traspasado y sueño con llegar a los 93 como ella. Mi mamá también me ha inspirado mucho, si de mi abuelita tengo el ejemplo de rigurosidad y ser matea que se requiere para cumplir metas, de mi mamá es ejemplo de empatía, la incondicionalidad, la dulzura, el amor, la alegría y de ella aprendí a soñar, a soñar mucho.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Me ha costado pensar en un sólo consejo, porque he recibido bastantes en momentos complejos, así que dejaré una frase que me ha motivado mucho y ha influido mucho en mis decisiones: “En la tierra hacen falta personas que trabajen más y critiquen menos, que construyan más y destruyan menos, que prometan menos y resuelvan más, que esperen recibir menos y dar más, que digan mejor ahora que mañana”.

¿Quién te inspira ahora?

Mi abuelita y mi mamá me han inspirado toda la vida, son un gran ejemplo de personas por el poder interior y porque siempre me han dicho que puedo hacer todo lo que me proponga, además de ser mujeres muy trabajadoras.

¿Qué le dirías a una niña que no sabe qué hacer en el futuro?

Que esté tranquila, porque no tiene por qué tener la respuesta en este momento y que, al menos en mi experiencia, los planes futuros cambian mucho. También puede ser que quizás no ha encontrado “eso” que la mueve realmente, entonces le diría que no deje de moverse, de aprender y de hacer cosas nuevas, experimentando de ese modo puede descubrir nuevos motores para el futuro.

Define la palabra éxito

Para mí éxito es sentir que has ido avanzando en el camino para cumplir tus sueños y sentirte feliz con lo que haces y con las personas que tienes en tu vida.

¿Qué piensas que se necesita para poder decir que tienes éxito?

Se necesita confianza, porque no todos van a coincidir en que eres exitosa, pero la opinión que más vale es la tuya. Además, se necesita sentirse conforme y contento con lo que has logrado hasta el momento.

Mirándote como la mujer que eres en la actualidad, ¿pensaste que llegarías a ser lo que eres hoy? ¿cómo podrías motivar a las niñas a jamás dejar de luchar?

La verdad, estar haciendo lo que estoy haciendo hoy, no estaba en mis planes, pero sí en mis sueños. Desde chica que tuve un tema social inculcado, probablemente, por el ejemplo de mi familia. Pero una vez que entré a la U, como que mi camino se fue corriendo hacia lo comercial, porque es la carrera que estudié, sin embargo, se dio la oportunidad de comenzar a desarrollar proyectos y siento que pude volver a conectar con esa parte de mí, de niña que siente que hay que cambiar el mundo y que se puede lograr.

Llegar a este punto no ha sido fácil, en todos los caminos que uno tome en la vida van a haber detractores, miedos, y momentos difíciles, lo importante es escucharse a una misma, en mi caso sé lo que quiero hacer cuando pienso en algo y se me aprieta un poco la guata, pero estoy sonriendo al mismo tiempo. Los sueños grandes siempre traen desafíos, entonces lo importante es no decaerse porque haya cosas que no funcionan, porque te está costando lo que estás haciendo, o porque alguien te dice que no eres lo suficientemente buena para lograr lo que quieres, tu voz interior debe ser más fuerte que eso y, la sensación de cumplir lo que te propusiste va a ser más grande aún. Finalmente, quiero decir que tenemos que perder el miedo y la vergüenza de fallar, ambos son parte de la vida, a todos nos pasa, así que no dejes que te paralice, equivocarse es aprender y aprender siempre es avanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *